Si tu próximo viaje implica un cambio de huso horario fuerte, inevitablemente sufrirás de jet lag, el mal de los viajeros. El cambio de latitud altera el ritmo biológico de tu cuerpo por lo que puedes sufrir de agotamiento, pérdida de concentración o simplemente un malestar general.

Leer más