Hace un año después de comer hasta el punto de desabrocharme el botón del pantalón, escuchar en la radio la cuenta regresiva y abrazar a media familia, respiré profundo, tomé las maletas vacías que ya tenía preparadas desde temprano y salí corriendo por la puerta a darle la vuelta a la manzana. Lo reconozco, siempre en mis propósitos de año nuevo estuvo de primeras viajar; este año  lo tengo claro: ¡Las maletas estarán llenas y la vuelta la voy a dar…pero a  SUR AMÉRICA!

Leer más